domingo, mayo 11, 2008

Baby Shower




Este domingo una amiga y yo le organizamos a nuestra amiga Susana una "baby shower", que es un evento muy típico americano para las embarazadas. Se trata de una fiesta en la que se reúnen sólo las mujeres amigas o familiares de la embarazada y se celebra el hecho de que va a nacer el bebé. Por supuesto, y como en toda fiesta americana, hay comida (en esta shower todas trajimos algo para picar, a eso se le llama "potluck") y regalos por doquier. Regalos para el bebé, claro (casi una ajuar completo de todo lo que va a necesitar cuando nazca) y alguna que otra cosita para la mami.

Después de picar algo, charlar acerca de las experiencias de algunas mamis primerizas y no tan primerizas y, de este modo, poder asustar a Susana por lo que se le avecina, jugamos a algunos juegos, también típicos de las baby showers http://www.plan-the-perfect-baby-shower.com/juegos-de-baby-shower.html. En este caso, organizamos unos bolos con biberones, una carrera contrareloj de cambio completo de bebé y, finalmente, jugamos al juego de las sillas musicales pero con un pañal manchado de algo del color de la caca pero que, en realidad, era chocolate derretido en el microondas. Hay muchos juegos más, pero en tan pocas horas y con tantas muejeres sólo dio tiempo para tres.

Y finalmente, Susana abrió todos sus regalos. Previamente, ella había creado algo así como una lista de bodas pero para bebés en una tienda que no vamos a nombrar por no dar publicidad (pero que era Babies 'R Us) y todas las asistentes habíamos ido a la tienda a elegir/comprar un regalo de esa lista. Total, que ella sabía lo que le iban a regalar pero le hizo ilusión igualmente. Para terminar, como buena shower que se precie, Susana había preparado recuerditos para las chicas y nos fuimos a casa con un paquetito muy mono que contenía (en este caso) unas semillas dentro de un sobre que ponía "Love grows" (El amor crece).

Y así acabó la fiesta. Realmente, para las españolas, esta tradición no es nada común y puede parecer hasta un poco cursi, si lo piensas fríamente. Pero igual de cursi puede resultar también una boda, un bautizo, una despedida de soltera... En realidad, cada cultura celebra su expresión de felicidad de distintas maneras. En este caso, Susana está radiante con su embarazo y el nacimiento de la pequeña Sara y así fue como elegimos celebrarlo, muy a la americana.

8 comentarios:

sinkuenta dijo...

me encantan estos post en los que aprendemos tradiciones americanas desconocidas para nosotros. ¿no me vas a contestar nada de lo del blog en inglés? Besos...

Susana dijo...

Ay, que me tienes aquí con la lágrima y el moco colgando... Radiante, lo que se dice radiante... las fotos no hacen justicia entonces a lo que me dices, pero súper feliz y súper agradecida, eso seguro. La verdad es que esto de adoptar las buenas tradiciones de cada sitio, es lo mejor de vivir con un pie aquí y otro allí... Y si encima, españolizamos la fiesta y la celebramos con amigas como tú, pues ya ni te cuento. En fin, que me voy a seguir con mis "thank you notes", que la baby shower, hasta que eso no esté acabado, todavía colea.
¡Besotes!

Maite dijo...

Alicia, lo del blog en inglés lo veo difícil porque ¡¡no tengo tiempo!! Y es que con la casa, los niños y los estudios (sí, hija, me estoy sacando algunas cositas para poder volver a trabajar aquí), el blog ha pasado casi a segundo plano...

Susana, ha sido un placer organizarte la baby shower. ¡Se lo contaré a Sara cuando sea más mayor!

Berna dijo...

Tampoco tenía ni idea de esta "fiestecilla". Qué interesante.
Enhorabuena a Susana.

Susana dijo...

Gracias, Berna.

Eugenia dijo...

¡Felicidades, Susana! No te conozco, pero ya me resulta familiar leer tus comentarios a los posts de Maite. ¿Sabes? Leo una entrada del blog, y cuando veo que hay comentarios me digo: "A ver qué dice Susana hoy..." Jeje.
Que disfrutes muchísimo del resto del embarazo y que tengas una hora cortita. Verás qué superemocionante... Un nombre precioso el de tu niña. Mi hermana se llama igual. ;-)

Susana dijo...

Gracias Eugenia. La verdad es que esto el blog es adictivo. Yo también emepcé uno en el 2005, y ahí sigue, como vía para que los de España vean que no me olvido de ellos, y que así ellos no se olviden de mí tampoco.
El embarazo la verdad es que está resultando muy bonito. Además, con tanta celebración, pues nada, las alegrías son más y mayores. Lo del parto... eso es otro cantar. Con lo cagueta que soy, prefiero ni pensarlo. Me centro en lo guapa que será Sarita y lo felices que seremos una vez esté afuera. En dos meses y medio, prometo mandar fotos para que los amigos y familiares de Maite veáis en qué ha desembocado todo este viaje de 9 meses. Besos.

sinkuenta dijo...

no estudies tanto y cambiame el post! porfa, porfa, porfa... besitos guapísima.